FRASE



DIARIO VIRTUAL DE LANUS FUNDADO EL 13 DE FEBRERO DE 2007
Correo: el_pacto@hotmail.com
UNA DECADA INFORMANDO A LA COMUNIDAD DE LANUS

ESPACIO DE PUBLICIDAD

ESPACIO DE PUBLICIDAD

CONSULTE AQUI LOS HECHOS OCURRIDOS EN LANUS DESDE EL 13/2/2007 A LA FECHA PUBLICADOS POR NOSOTROS

GEMINYS RADIO

DIEZ AÑOS INFORMANDO A LA COMUNIDAD DE LANUS

DIEZ AÑOS INFORMANDO A LA COMUNIDAD DE LANUS

Vistas a la página totales

Entrada destacada

LOS CHICOS DE LANÚS DISFRUTARON SU DÍA

LOS CHICOS DE LANÚS DISFRUTARON SU DÍA El festejo, realizado en distintos puntos del distrito contó con espectáculos de magia, obr...

CACHORROS

CACHORROS

miércoles, 26 de julio de 2017

Lo bueno y lo malo, y la paciencia de Dios

Lo bueno y lo malo, y la paciencia de Dios
Miercoles 26 Jul 2017 | 08:09 am
Avellaneda (Buenos Aires) (AICA): ¨¡Qué simple, pero qué real!¨, exclamó Mons. Rubén Frassia, obispo de Avellaneda-Lanús, al efectuar en su programa radial ¨Compartiendo el Evangelio¨, una exégesis del conocido pasaje evangélico donde Jesús narra la parábola del trigo y la cizaña. Del buen trigo y la cizaña y la paciencia de Dios.
    "¡Qué simple, pero qué real!", exclamó monseñor Rubén Oscar Frassia, obispo de Avellaneda-Lanús, al efectuar en su programa radial "Compartiendo el Evangelio", una exégesis del conocido pasaje evangélico donde Jesús narra la parábola del trigo y la cizaña. Del buen trigo y la cizaña y la paciencia de Dios.
"La cizaña -señaló el prelado- puede venir de afuera, cuando otro te puede sembrar la duda, te puede perturbar, te puede ensuciar, desestabilizarte o tentarte en muchas cosas; pero también es cierto que la cizaña puede salir de lo más profundo de nuestro corazón. Por eso el ser humano siempre es un misterio de luces y sombras, cosas buenas y también algunas negativas.
"Frente a esta constatación -prosiguió reflexionando monseñor Frassia-, esta tensión, esta dualidad, no ontológica, pero sí una tensión entre lo bueno y lo malo, la verdad y la mentira, la gracia y el pecado, está la paciencia de Dios enfrentada a nuestra impaciencia. Paciencia de Dios que espera hasta el final y nuestra impaciencia que no soporta ver el error en otros, o no soporta ver nuestras propias fragilidades. Frente a esta visión negativa uno sucumbe, pierde la esperanza, pierde la constancia y pierde la perseverancia. Es importante la actitud de paciencia de Dios y también de nuestra perseverancia.
"El perdón de Dios viene siempre, vence siempre, viene para todos, no excluye a nadie y ningún pecado puede romper el puente de la misericordia de Dios. Como decía San Juan XXIII “Dios es la dulzura y esa es la plenitud de la fuerza”. También nosotros debemos ser suaves y dulces con nuestros hermanos. Recordando a San Francisco de Sales: “una gota de miel atrae más que un tonel de vinagre”.
El obispo concluyó invitando a pedir al Señor "sabiduría y paciencia, pero que siendo conscientes de que todos tenemos un regalo, un don, y además una respuesta y una responsabilidad, que prevalezca en nosotros el bien y vaya disminuyendo notablemente el mal en nuestras vidas.+

No hay comentarios.: