FRASE



DIARIO VIRTUAL DE LANUS FUNDADO EL 13 DE FEBRERO DE 2007
Correo: el_pacto@hotmail.com
UNA DECADA INFORMANDO A LA COMUNIDAD DE LANUS

ESPACIO DE PUBLICIDAD

ESPACIO DE PUBLICIDAD

CONSULTE AQUI LOS HECHOS OCURRIDOS EN LANUS DESDE EL 13/2/2007 A LA FECHA PUBLICADOS POR NOSOTROS

GEMINYS RADIO

DIEZ AÑOS INFORMANDO A LA COMUNIDAD DE LANUS

DIEZ AÑOS INFORMANDO A LA COMUNIDAD DE LANUS

Vistas a la página totales

Entrada destacada

COMENZÓ LA INSTALACIÓN DE LUCES LED EN PLAZAS Y PARQUES DE LANUS

COMENZÓ LA INSTALACIÓN DE LUCES LED EN PLAZAS Y PARQUES DE LANUS Se colocarán 1056 dispositivos en más de 60 espaci...

CACHORROS

CACHORROS

miércoles, 13 de julio de 2016

Mons. Frassia: Volver a descubrir el rostro del prójimo

Mons. Frassia: Volver a descubrir el rostro del prójimo 
Miercoles 13 Jul 2016 | 10:25 am
Avellaneda (Buenos Aires) (AICA): “En este mundo donde casi nadie escucha, donde pasamos tan rápidamente, donde no nos queremos involucrar demasiado, donde no nos interesa demasiado la vida del otro, tenemos que volver a descubrir el rostro del prójimo”, afirmó el obispo de Avellaneda-Lanús, monseñor Rubén Oscar Frassia, en su reflexión semanal emitida el pasado domingo por radios de la Capital Federal y del conurbano. 
“En este mundo donde casi nadie escucha, donde pasamos tan rápidamente, donde no nos queremos involucrar demasiado, donde no nos interesa demasiado la vida del otro, tenemos que volver a descubrir el rostro del prójimo”, afirmó el obispo de Avellaneda-Lanús, monseñor Rubén Oscar Frassia, en su reflexión semanal emitida el pasado domingo por radios de la Capital Federal y del conurbano.
 Comentando la parábola del Buen Samaritano y a la pregunta de quién es el prójimo, monseñor Frassia reflexionó: “Decimos que el prójimo es el que se hace más cercano. Yo digo que el más cercano a todos nosotros es el Hijo de Dios; ese Verbo que se hizo carne en el seno virginal de María y se hizo hombre dando un sentido pleno a nuestra humanidad, un sentido de trascendencia, nos dignificó, nos santificó, nos rescató en la cruz, nos salvó y nos dio su amor entrañablemente. Un amor de ternura. Un amor de misericordia. Dios dignifica nuestra naturaleza humana. Él es el Buen Samaritano que cura las llagas y las heridas de todo hombre.
 “Nosotros, de un modo agradecido, tenemos que descubrir al prójimo. En este mundo donde casi nadie escucha, donde pasamos tan rápidamente, de prisa, donde no nos queremos involucrar demasiado, donde no nos interesa demasiado la vida del otro, donde no están presente -a veces- nuestros mayores, los ancianos -porque no tenemos tiempo para ellos-, los niños, los que están en la calle, los que han perdido su dignidad, los pobres, los afligidos, los enfermos, los presos. Tenemos que volver a descubrir el rostro del prójimo”, concluyó.+

No hay comentarios.: